Escogiendo el amor…

 

He estado observando como mis decisiones, pensamientos pueden ser sin yo quererlo, una amenaza para las personas que me rodean. Una amenaza en el sentido de que pone en cuestionamiento sus propias creencias, sistema y patrones de conductas, estilo de vivir sus vidas. Todos tenemos la opción de vivir en amor o miedo, vivir en el amor es de valientes, es romper los moldes, los patrones, seguir la intuición y honrarla no importa cuan asustados estemos… es un salto a lo desconocido.

Amo el movimiento continuo, la evolución de pensamiento, no tengo que justificar cuando “algo” no me está sirviendo ya de manera amorosa, solo lo suelto y me muevo. Esto trae nuevos comienzos, en diferentes lugares, trae desapego, nuevas amistades y eso siempre es bueno.

Abro mi corazón al universo y sus vastas posibilidades; abrazo su magia y me entrego. En mi centro diamantino, que es mi corazón, ahí recibo la prístina guía que necesito para evolucionar y mantener altos niveles energéticos. Me permito SER quién  soy sin juzgarme, honrando ese llamado del cuál no puedo escapar/ignorar, ese llamado si es ignorado comienza a gritar alto y fuerte, y si no le hago caso se convierte en dolores, enfermedades y más .

Al ponerme en acción, al obedecer los mandatos del alma, veo el Plan Divino, la mano del gran espíritu, siento paz, la paz que sobrepasa el entendimiento. El plan divino es amoroso, certero.

Hoy, veo a mis hermanos como un solo cuerpo, hoy me honro y escucho; respeto y siento que las decisiones que tomo están basadas en amor puro, no solo para mi, pero primordialmente en beneficio de mi Tribu.

Hoy confío que la vida me lleva a puerto seguro, veo que no hay errores, se manifiesta lo perfecto y que esa fuerza que me empuja y sustenta, se llama amor y no miedo. Se presenta ante mi, mi cuadro espiritual, mis ancestros, mi grupo de trabajo que me apoya “entourage” y se aseguran de que lo que me comprometí a hacer en esta existencia, lo este haciendo.

Gracias vida, gracias Universo, gracias lecciones dolorosas que me trajeron del dolor al amor. Gracias a mis hijos, que son sin duda mis grandes maestros. Gracias a mi espejo, mi pareja que me ayuda a verme claramente y transmutar lo que ya cumplió propósito.

Que el amor sea en nuestra vida la brújula, el termómetro, el norte… que cuando tenga dudas de que elegir… elija el amor siempre. Que así  sea.

Luz para todos!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: